• Adapta tu cuerpo al calor

Programa un plan de entrenamiento de adaptación al calor del verano.

  • Elije zonas de entrenamiento sombrías y hazlo en las horas de menos calor

Para minimizar riesgos, elije zonas de entrenamiento en las que abunde la sombra para que el sol no aumente la sensación de calor, y hazlo en las horas del día en la que la temperatura es más baja; a primera hora de la mañana o a última del día. Además, tu mente te hará creer que la temperatura es menor de la que es.

  • Acorta tu calentamiento

En verano, el calentamiento puede ser más corto que en invierno. Por la temperatura ambiente, los músculos se calientan más rápidamente. Adapta tus necesidades de calentamiento con respecto al calor y a tus sensaciones físicas.

  • Elije ropa transpirable

Durante tus salidas, lleva siempre ropa amplia y transpirable. Durante el esfuerzo con calor, tu cuerpo podría enfriarse más fácilmente.

  • Templa tu cuerpo antes y durante el entrenamiento

Antes de correr, puedes templar tu cuerpo tomando una ducha tibia. Esto te permitirá bajar la temperatura de tu cuerpo. Durante la carrera, si tienes demasiado calor, humidifica tu ropa o mójate el pelo, uno buenos trucos de runner.

  • Hidratante

Sea cual sea la época del año, un corredor siempre debe pensar en hidratarse durante la carrera, pero también fuera de los períodos de entrenamiento. Pero en época de calor, es necesario prestarle más atención si cabe. Hidratante no solo durante, sino también antes y después del entrenamiento. Es uno de los conceptos básicos del runner.

No esperes a tener sed para hidratarte. La sensación de sed ya es la señal de una pérdida hídrica del 1 % que equivale a una merma del 10 % de las capacidades físicas.

  • Cubre tu cabeza

Llevar una gorra para protegerse de los rayos del sol y favorece la evaporación del calor corporal por la cabeza, otro de los truco de runner.

  • Protege tu piel y tus ojos

Protege las zonas expuestas al sol con crema de protección solar, el sol quema tu piel y puede provocar diferentes enfermedades si no se toman precauciones. Los ojos también sufren con los rayos de sol, por eso es recomendable usar gafas de sol.

  • Cuidado con el golpe de calor

Cualquier corredor debe ser capaz de reconocer los primeros síntomas de un golpe de calor (náuseas, vértigos, dolor de cabeza, desorientación, cansancio excesivo…) y parar su esfuerzo de inmediato buscando sombra.

  • Recupera la temperatura corporal habitual poco a poco

Al finalizar el entrenamiento, no te duches de inmediato. La temperatura del cuerpo debe bajar progresivamente. Aprovecha ese tiempo para hidratare y alimentarte para empezar tu merecido descanso con las baterías recargadas..

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR