¿Te pesan los kilos al correr?

Aquí te dejo algunos tips que te ayudarán a limpiar y a depurar tu organismo tras los excesos navideños. Verdura, fruta, pescado y mucha agua van a ser la clave para que vuelvas a estar a tope

Como ya he dicho anteriormente, verdura, fruta y pescado no pueden faltar en nuestra dieta, la clave para volver a estar de nuevo en las calles corriendo, es ingerir alimentos de bajo índice de grasa.

¿Cómo conseguirlo?

  1. Busca siempre la alternativa rica en fibra de los alimentos. La versión integral es la ganadora frente al pan blanco y al arroz blanco. La fibra vegetal te aportara volumen a tu dieta, ya que te sentirás más lleno rápidamente, y como consecuencia controlaras tu peso.

  1. No te mates a pasar hambre, picotea sano, a media mañana coge una pieza de fruta, una manzana, o un puñado de frutos secos sin sal, son opciones saludables que te ayudaran a saciarte y evitar comer cada dos por tres, hasta la hora de comer.

  1. Di NO a los alimentos industriales y procesados. Y di SI a la comida tradicional y casera con bajo índice de grasa basados en alimentos ecológicos y sin procesar.

  1. AGUA, AGUA Y MÁS AGUA! Es importante beber agua para encontrarte bien, con energía y vitalidad, y sobre todo para evitar deshidratarte y limpiar tu organismo. Además, quita o reduce el hambre, ya que muchas veces crees que tienes hambre y en realidad, es que tienes sed.

  1. Las aguas saborizadas son una opción muy recomendable para completar esos dos litros de líquidos diarios recomendados sin aburrirnos. Beber agua con zumo de limón o de naranja natural cuando te apetezca algo dulce te ayudará a evitar comer entre horas. Las frutas que más se usan para hacer aguas saborizadas son la ciruela, la manzana, la pera, la naranja, el limón, la lima, la mandarina, el pomelo, la frutilla, la mora y el arándano. En el caso de los vegetales, el pepino, el hinoho y el apio. Las hierbas preferidas son la menta, la melisa, el perejil, la albahaca, el cedrón, el romero, la salvia, el lemongrass, el tomillo, el eneldo y el estragón. Y en cuanto a las especias se pueden usar el jengibre, la canela, la pimienta rosa, el anís estrellado, el chile y el clavo de olor.

  2. Cada día busca un alimento rico en ácidos grasos omega-3. Los ácidos grasos polinsaturados son los grasas buenas que te ayudan a perder peso a pesar de su alto valor calórico. Encuentras omega-3 en las nueces, semillas vegetales como la chía, el lino y en los pescados azules como la caballa, arenque, sardina, atún, etc. El pescado azul es un alimento que se digiere fácilmente. Es rico en proteínas, con un contenido graso variable y relativamente bajo en calorías.

  3. Aliña y cocina con una cucharadita de aceite de coco. Además de su contenido en ácidos grasos saludables, el coco tiene unos altos niveles de proteínas, ácido fólico, vitaminas del grupo B y minerales como el calcio, el magnesio o el potasio. Es una grasa que adelgaza, porque gracias a su composición, este aceite saludable acelera nuestro metabolismo y se convierte en energía de manera inmediata sin necesidad de pasar por el riego sanguíneo.

  4. Aléjate de los embutidos, salchichas, patatas fritas, tartas, galletas con mantequilla, pasta con salsas grasas, bocadillos de quesos grasos o embutidos, carnes con salsas, etc.

  5. Combina bien tus platos con alimentos bajos en grasa como verduras al horno, champiñones con ajo y perejil, queso fresco, una ensalada variada, mejillones al vapor, espaguetis con verduras, arroz integral con pescado hervido.

  6. Escoge alimentos ricos en proteínas y bajos en grasas en cada comida. A la hora de buscar alimentos ricos en proteínas, hay alternativas a los clásicos batidos de proteínas basándonos en una alimentación natural ya que además, la ingesta adecuada de alimentos con proteínas es una buena base para una nutrición sana. Las proteínas te ayudan a crear músculo si haces ejercicio y a aumentar tu metabolismo, además evitan los cambios de humor y depresión que aparecen en las dietas bajas en calorías porque nos mantienen alerta. Escoge alimentos ricos en proteínas sin grasas como huevos cocidos, tortillas francesas, pescados a la plancha o al vapor, carnes magras y aves a la plancha, yogures naturales, quesos frescos, etc.

Opciones ricas en proteínas:

El Bacalao es un buen ejemplo de un alimento rico en proteínas y muy bajo en grasas, además de ser una fuente importante de vitaminas y minerales que hacen de este pescado uno de los alimentos que contienen proteínas más recomendables para cualquiera.

El cacahuete (sin sal y sin tostar) es un fruto seco con muchas propiedades y también tiene una cantidad considerable de proteínas. Cada 100 gramos de cacahuetes tienen 27 gramos de proteínas. El cacahuete a pesar de sus nutrientes y propiedades debe comerse con moderación pues es pesado de digerir.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies